Noche en Blanco 2018

En 2018 Sevilla homenajea el IV centenario del nacimiento de Murillo, y esta conmemoración tiene que estar presente en nuestra noche en blanco. Bartolomé Esteban Murillo fue un artista sevillano que, sin duda, fue un referente internacional en el ámbito cultural, que aún consigue que aquel que observe su obra no se olvide de las raíces culturales de nuestra tierra.

Una gota de pintura de un pincel al contacto con el agua, inunda el cartel, que se entremezcla con las formas de la Noche en Blanco. Esta mancha cae sobre el pie de una de las esculturas más icónicas de la ciudad, la escultura de la Inmaculada Concepción de Lorenzo Coullaut Valera, basada en la obra que Murillo pintó para el Hospital de los Venerables de Sevilla. Esta escultura se encuentra rodeada por los monumentos declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y además, a sus pies, encontramos una escultura del propio Murillo.

El detalle que hemos escogido de la escultura recoge esos querubines que rodean gran parte de la obra del artista y donde aparece la luna, una luna que representa el principio femenino y que hemos querido utilizar, además de con el objetivo de representar la noche, para reclamar el papel de la mujer en el ámbito cultural.

Para terminar, todo el cartel está englobado por un rectángulo color ocre, enmarcándolo como una obra pictórica. Haciendo guiño a un autorretrato del pintor, podemos observar como las manos y pies de algunos de los querubines sobre sale del marco.

Murillo fue, es y será un símbolo para la ciudad y por ello mismo esta noche tan mágica debe estar presente para la cultura sevillana.